¿En que Creemos?

Aqui encontraras puntos importantes de nuestra doctrina...

¿Quienes somos y que creemos?

Nuestra Mision: 

Es amar a Dios y amar al prójimo

Nuestra Visión: 

Ser una iglesia de creyentes fundamentados en la Palabra de Dios y crecer:
1) Numericamente por medio del evangelismo
2) En relación con Dios por medio del discipulado
3) Como cuerpo de Cristo por medio de la koinonia y del Espíritu Santo
¿Quienes Somos?
Somos una congregación de creyentes en el Señor Jesucristo y pertenecemos a Misión Cristiana Elim, cuya sede esta en la ciudad de Guatemala. Ministerios Elim, tiene como meta el ver formada la imagen de nuestro Señor Jesucristo en el creyente a través del Espíritu de Dios y la predicación de la Palabra.
Ministerios Elim sostiene:
  1. Que hay un solo Dios y que en su misericordia y amor envío a su Hijo Jesucristo para sacrificio y substituto a favor de los que creemos. Este sacrificio trae como fruto la salvación, la cual es obtenida por nosotros por la fe, sin ninguna intervención de obras humanas. Como parte del plan redentor, la persona del Espíritu Santo, ha venido para ayudarnos y formar en nosotros la imagen del Señor Jesucristo.
  2. Que la Iglesia es el cuerpo místico de Cristo y que El, el Señor, es la cabeza y único mediador entre Dios y los hombres. Para el desarrollo de este cuerpo (la Iglesia), el Señor ha depositado dentro del Cuerpo de Cristo, apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros para que la lleven a madurez; además ha permitido la manifestación de los dones del espíritu. La Iglesia ensenada y guiada por los ministerios y especialmente por el Espíritu Santo, cultivara el deseo de estar con el Señor.

Acerca de Dios:

Solo hay un Dios que es el Creador de todo cuanto existe. Dios, siendo uno es en tres personas: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. No son tres dioses, ni es una sola persona, es un solo Dios en tres personas. Es Espíritu y es único. El es infinito, pues no tiene límites, ni esta sujeto al espacio. Es inmutable porque nunca cambia; es Eterno porque no tuvo principio, ni tendrá fin, no esta sujeto al tiempo. Con relación a su creación es Todo Poderoso. Omnisciente, Omnipresente y con respecto a su carácter es amor, es santo, justo y misericordioso.

Acerca de Jesus:

El Hijo de Dios se hizo carne para salvar al hombre. En El hay dos naturalezas, la divina y la humana; es verdadero y perfecto. Dios verdadero y perfecto hombre; sus dos naturalezas son inconfundibles, inseparables e indivisibles. Jesucristo se humillo haciéndose hombre en nacimiento virginal, pero vivió sin pecado, se hizo nada yendo a la cruz donde sufrió y murió por nuestros pecados, estuvo en el Hades y resucito después de tres días.
Apareció a sus discípulos por cuarenta días y luego ascendió al cielo donde esta sentado a la diestra del Padre e intercede por nosotros. Ver Filipenses 2:5-11.

Acerca de la Persona del Espíritu Santo

El Espíritu Santo es Dios, enviado por el Padre para engendrar a los creyentes y residir en ellos. El Espíritu llena o controla al creyente que lo permite y esta es la única manera de vivir en santidad y de que la vida de Cristo fluya en los discípulos. Romanos 8:14
 
Solo el Espíritu Santo puede producir el fruto de amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza; El guía al creyente en la obediencia a la voluntad de Dios y le enseña todas las cosas. El Espíritu imparte a los discípulos sus dones sobrenaturales. Gálatas 5:22-23

¿Para qué existe la Congregación?

“Mas vosotros sois linaje escogido, Real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para que anuncies las virtudes de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable”. I Pedro 2:9
Cuando meditamos acerca del para que existe la congregación o mejor dicho el Cuerpo de Cristo, debemos meditar en El ¿Para qué  se le dio cuerpo al Hijo de Dios?
Hebreos 10:5 dice: “Por lo tanto, entrando en el mundo, El dice:
Sacrificio y ofrenda no quisiste, pero me preparaste un cuerpo”.
Podemos ver que el Hijo de Dios como parte de la divinidad, recibió cuerpo con el fin de poder venir a ser sacrificio y ofrenda. A la Iglesia también se le llama a ser sacrificio y ofrenda como Cuerpo de Cristo, como congregación.
Esta es la razón para reunirnos en torno al Señor Jesús.
Como sacrificio debemos entender que somos llamados a cumplir los dos mandamientos mencionados por el Señor Jesús, Amaras a Dios sobre todas las cosas y el segundo a tu prójimo como a ti mismo. Estos dos mandamientos nos van a mantener en la dirección correcta cuando pruebas vengan sobre nosotros. El primero contra las pruebas materiales de afuera y el segundo contra las pruebas que la misma congregación  trae a nuestra vida.
Si la congregación se ha de edificar a si misma para crece, quiere decir que ella es el lugar donde vamos a ser tratados con el trato que necesitemos y también que es el lugar donde seremos restaurados.

¿Para qué sirve el Ministro?

Una definición práctica de cada ministro depende del llamamiento personal de cada uno según Efesios 4:11 en general, el ministro existe para servir a Dios sirviendo al pueblo del Señor según el don en que esté fluyendo.
 
En Hechos 6:4, los apóstoles delegan funciones a diáconos para poder ellos dedicarse a “la oración y en el ministerio de la Palabra”. Esto no quiere decir que el ministro se dedica solo a esto pues los mismos diáconos eran también ministros y se dedicaban a las obras que se les habían delegado como también a orar y a predicar el evangelio.
 
Cuando Hechos 6:4 menciona estas dos funciones de los apóstoles, orar y el ministerio de la Palabra, esta mencionando las bases sobre las cuales se llevara a cabo el Para Qué del Ministro, que es según Efesios 4:12 es “a fin de capacitar a los santos para la obra del Ministerio, para la edificación del Cuerpo de Cristo”. Vemos entonces que sobre las bases de oración y Palabra de Dios, el ministro capacita a los creyentes para que estos hagan el ministerio y así se edifique el Cuerpo de Cristo. El ministro capacita sirviendo, nutriendo y protegiendo, el ministro no es un empleado, es un siervo, no es un asalariado, lo hace por amor.
¿Para qué existe un ministro? Para servir y agradar a Dios, sirviendo al pueblo, orando y enseñando la Palabra, guiando y capacitando en el Ministerio

¿Que se necesita para ser Salvo?

¿De qué tenemos que ser salvos? ¿Y por qué la biblia enseña de que tenemos necesidad de salvación? La Biblia nos enseña que a través del pecado el hombre (la humanidad) esta separado de Dios. En el libro de Romanos nos dice que no hay justo, ni aun uno. Y también nos dice que “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la Gloria de Dios” (Romanos 3:10,23). Por lo tanto fue necesario que viniera el Hijo de Dios y muriera en la cruz para pagar por nuestros pecados. En el libro de Juan el Señor Jesús dijo las siguientes palabras: “Porque de tal manera amo Dios (el Padre) al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. “Por que no envío Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El”. (Juan 3:15-16). La Biblia nos enseña que hay solo un camino para ser salvo. Ese camino es Cristo. “Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mi”. (Juan 16:6).
El Señor desea que tu también tengas vida eterna y que no te pierdas en el infierno. El ya pago el precio por tus pecados derramando su sangre en la cruz del calvario por ti. Si quieres ser salvo la Biblia nos dice “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levanto de los muertos, serás salvo”. “Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”. (Romanos 10:9-10). Jesucristo puede cambiar tu vida. Simplemente pídele que venga y te perdone tus pecados y entre en tu corazón.

¿Por que se recogen ofrendas y Diezmos?

El diezmo es la forma en que el creyente satisface la necesidad de convertir lo material que hemos trabajado en bendiciones que el dinero no puede comprar, cuando damos al Señor el 10% de lo que hemos recibido, declaramos que el 90% que nos queda no es nuestro, sino del Señor. Además de esto el diezmo es la forma en que el creyente bendice el ministerio que le alimenta con la Palabra de Dios. En la ofenda, a diferencia de lo que es la limosna, en donde el mayor le da al menor, el creyente mira la grandeza de Dios y le ofrece ofrenda de alabanza con algo material. Hay que recordar que para el que cree, todo lo que hace en el nombre de Jesús es parte de su alabanza y adoración, esto incluye los diezmos y las ofrendas.

¿Quieres saber mas?

Nos encantaria saber mas de ti...Escribenos: